viernes, 12 de septiembre de 2008

Volveremos


Sólo 3 veces arriba. Chava. Simoni. Heras.

Creí en el primero, pero murió. Desconfié siempre del segundo. Me desviví por el tercero, y se vendió en las últimas, aunque guardo su autógrafo con tanto cariño como la foto con Bettini.

Mañana, vuelven a subir la Cueña les Cabres. Y el 23,5% a mí me vale. A ellos, para llegar al cielo, tambien. Mañana me toca confiar en un clasicómano del que quiero creer que aún no ha vendido la Vuelta por un chubasquero, porque dicen que los murcianos y el agua no son compatibles.

Vuelve el Angliru. Como el final de las pesadillas del dopaje. De los malos tiempos para el ciclismo, al que todos daban por muerto. De la tiranía de Armstrong. Como el final de las siestas de verano. Como los buenos, los viejos, los mejores. Quien gane mañana no habrá ganado sólo (¿sólo?) una etapa en La Vuelta. Volverá a ser un dios. Desde ahí arriba, seguro que se ve mejor el cielo.

1 comentario:

Mario dijo...

éxito y droga
2 depresivos

1 de mala suerte

Una pena

Un tío grande.