viernes, 10 de julio de 2009

Agradecido



Mañana termino, por fin. Mañana me voy a tomar por culo después de tres meses estudiando, mañana me libero. Y como no sé cuando volveré a aparecer por aquí [dicho lo cual, volveré a escribir en tres días], quería presentarles a mi equipo, los que me han llevado hasta aquí. Porque esto ha sido mi camino, pero sin ellos no habría sido posible. Por eso, como Rosendo, quiero estarles agradecido. Aunque algunos no lo lean, ni lo sepan, creo que lo intuyen. Y si no, ya me encargaré a su debido momento.

En la portería, mi madre, a la que nadie [desde mi padre allá por 1975] le ha podido marcar uno. Experta en el uno contra uno, los lanzamientos a la escuadra, y las sonrisas a los ojos del delantero en el penalty. Un seguro, que aporta la calma necesaria para empezar a jugar.

En la defensa, mis hombres de confianza. Mi padre, que nunca ha levantado la voz, pero roba balones con la elegancia suficiente para ser querido y hacerse respetar allá donde va. Que nunca me ha dicho una mala palabra, pero que me hace saber de sobra lo que se espera de mi. David G, creo que ya lo he dicho todo sobre él, pero nunca me cansaré de repetirlo. El central más inteligente y realista. Serio y seco, pero siempre seguro, despejando y atento en las ayudas. Arnau, imbatible en balones por alto, un pilar inexcusable de la defensa, que cumple su papel en el anonimato a la perfección, pero cuando destaca se lleva las portadas con justicia. Nacho completa el bloque de cuatro, con apariciones esporádicas y siempre jugando hacia adelante por la banda.

En el centro, de contención juega Sandra, que siempre me pone cara de perro cuando me intento echar atrás, cuando digo gilipolleces sobre dejar esto. Pero luego me da pases de cuarenta metros sin dudarlo. Carla, con más toque de balón pero con la misma seriedad, es el último baluarte de retención, y conecta el juego defensivo con el ofensivo con esa capacidad que sólo ella tiene. Por delante de este dobre pivote, Laura, con un regate ágil aunque frágil como el genio holandés de Robben, pero en esta temporada ha buscado su regularidad. Y en la media punta, distribuyendo todos los balones de peligro para el rival, Rubén está siendo el encargado de colgar los balones para jugadas de estrategia y regalarme el último pase.

Arriba, en la punta, estoy yo como único delantero, porque es evidente que al final las cosas las tiene que hacer uno mismo. Pero sin ellos, todos y cada uno, nada de esto sería posible. No quiero olvidarme de todos los demás a los que no he nombrado, pero que han tenido sus minutos en esta temporada, gracias a todos y cada uno. Porque aunque no igualemos la eliminatoria, hemos hecho un partido que no se va a olvidar.

3 comentarios:

Sir Kronen dijo...

Soy un poco vago como Riquelme, Aimar o Gutierrez, pero prometo seguir dándo pases de gol siempre que pueda o que nos dejen las defensas. Lo que si puedo decir es que tenemos el 0-0 asegurado con el portero y la defensa.

Rebk dijo...

que
grande
es
esa
cancion
!!!!

Der Wanderer dijo...

Vas a hacer que me emocione tontorrón!
Gracias a ti por cubrirme en Aneste City. Nos tenían rodeados y eran más, pero tu aparecíste allí, con la caballería aérea y con empanada de bonito.
Gracias tio