domingo, 25 de enero de 2009

Fotografía




La de la foto es mi amiga Mer con su novio, una pucelana simpática que estudia biotecnología, y a la que conocí en París, por cosas de la vida. Llevo como unos tres meses sin verla. Mi abuela compra el periódico infaliblemente domingo tras domingo, y como de regalo con La Opinión viene el Magazine, pues me suelo parar a mirar las fotos, las firmas reseñables y los reportajes, habitualmente de buena calidad.

Resulta que dicho Magazine organiza un concurso anual de fotografía amateur, este año recibieron unas treinta mil fotos. [La foto ganadora no me ha convencido en absoluto, pero bueno, juzgad vosotros ] Yo estaba ojeando las fotos finalistas esta tarde, y me pareció ver una cara conocida, la de Mer, concretamente. Un tipo este verano sacó la susodicha foto en blanco y negro en la playa de Gijón, y ha quedado finalista en un concurso, mira por donde. Le mandé un mail, y un par de horas después me llamó taquicárdica al móvil.

Que si le hacía mucha ilusión, que si tal que si cual. Que menuda casualidad, que era una suerte que lo hubiera visto, que ya me lo pagaría. Yo, en cambio, pensé que era ciertamente triste que alguien, violando tu intimidad con una cámara de fotos, gane un concurso, o algo así. Y lo que es peor, que ni siquiera te enteres. Que si hubiera sido yo, de haberme enterado, no me habría hecho maldita la gracia. No hablo de denuncias como los americanos, pero... en fin.

Curioso hecho el de internet y derivados. Alguien saca partido de tu momento de felicidad, porque al fin y al cabo la foto en blanco y negro de Mercedes no deja de ser mas que eso. Tú eres feliz y haces feliz a alguien. Y luego, como es en blanco y negro puedes verlo como el reparto universal de alegría, o alguien que ha sacado provecho de tu ingenuidad, todo depende del lado que estés.

3 comentarios:

robus dijo...

He leido pucelana y he tenido que cortar.

Lo siento colega, te queda mucho por aprender.

Sir Kronen dijo...

Suscribo lo de Robus. Tenías que haber dicho de la tierra inóspita que se encuentra entre Zamora y Soria.

Der Wanderer dijo...

La verdad, la foto es bonita