miércoles, 31 de octubre de 2018

30

Aquí estoy, a 24 horas de cumplir 30 años. Recuerdo perfectamente cuando cumplí los 10, y cuando cumplí los 20. No está mal. He llegado con la carrocería sin grandes daños y el motor está para tirar al menos otros tantos. No tengo demasiado claro qué significa llegar hasta aquí, si es que este día de noviembre significa otra cosa diferente a cualquier día de mayo. Pasará algo más de tiempo y olvidaré esta efeméride; el nuevo dolor sustituirá al viejo, y lo mismo sucederá con las alegrías. Sin embargo, aquí estoy, a un día de los 30. En este mundo donde la juventud y el ya y el ahora lo son todo, vivo con la cabeza en las nubes, me muevo sin saber bien qué busco pero no me paro, y la sed de sangre sigue despierta. Hoy ya soy consciente de que llegaré sin haber escrito un libro. Llegaré sin casarme y sin haber tenido hijos. ¿Qué significan las fechas? ¿Tengo que empezar a correr porque hoy sea hoy y mañana sea diferente? Un trabajo estable, una pareja, un piso, un coche. Marcar la diferencia con lo establecido, romper con lo que ya se sabe y lo que se espera. Amar de una forma distinta, dejar atrás las expectativas que caras sin nombre de la sociedad depositan en uno, ser feliz en el sofá y calarse corriendo por la orilla del río. Reír si hace falta reír, y llorar cuando el cuerpo lo pida. Encontrar a la persona que llevo dentro, es la misión más complicada de todas. La anterior década me ha traído enormes hitos que nunca soñé alcanzar. No sé qué quiero pedirle a esta. No quiero pedirle nada, quiero darle mucho. Quiero seguir apretando las tuercas de esta maquinaria, quiero llegar reventado a los 40, quiero acordarme de hoy en 10 años y poder decir lo mismo que digo hoy: no sé a dónde voy , pero, joder, cómo me está gustando este viaje.

No hay comentarios: